CULTURA

“UNA DE LAS VENTAJAS DE LOS LIBROS ES QUE NO ENVEJECEN COMO LO TECNOLÓGICO NI PASAN DE MODA”

Con motivo del lanzamiento de La Revolución de los Zombis: El Cine de George A. Romero hablamos con Mariano González Achi, autor del libro y fundador de la editorial Cuarto Menguante.

Por Cristian Calavia 11/11/2021

Apasionado del cine y los libros, Mariano González Achi se alejó del periodismo especializado para abocarse de lleno al terreno editorial. Así fue que fundó Cuarto Menguante, editorial que en los últimos diez años imprimió tomos dedicados a la filmografía de John Carpenter, David Lynch, David Cronenberg y Dario Argento, como también a la historia del porno argentino, la productora británica Hammer Films y la saga de Mad Max.

En esta oportunidad, González Achi se hizo cargo de la investigación y redacción de La Revolución de los Zombis: El Cine de George A. Romero, nada más y nada menos que el repaso de la vida y la obra del director y guionista norteamericano que dejó una huella imborrable en la transición del horror clásico al moderno. Muertos vivientes, humor, producciones de bajo presupuesto y una punzante crítica a la sociedad del consumo y a las cínicas contradicciones del sueño americano.

¿Cómo nació Cuarto Menguante?

Durante muchos años escribí en la revista La Cosa y en otras publicaciones, pero siempre sobre cine. Hubo un tiempo en el que dejé de hacer periodismo y me dediqué a otras cosas, pero después me dieron ganas de volver desde otro lugar. Ahí fue cuando se me ocurrió la idea de la editorial. No sabía nada del negocio, pero tuve la suerte de conocer a Francisco Garamona, de la editorial de literatura argentina Mansalva. Él fue quien tuvo la amabilidad de explicarme cómo es el negocio y me hizo dar cuenta de que empezar una editorial no es algo fácil pero tampoco es algo imposible. Así fue que me decidí y en 2010 arranqué con Encerrados Toda la Noche: El Cine de John Carpenter, escrito por Matías Orta. A pesar de que no sabía qué podía llegar a pasar, me fue muy bien y decidí sacar el segundo y así sucesivamente.

¿Cuáles son las dificultades y las ventajas de encarar el proyecto?

Las dificultades son las que plantea la economía argentina en general. No sólo en lo concerniente a libros, sino en cualquier otro producto o servicio que uno quiera brindar. No se puede evitar quedar expuesto a los vaivenes de la subida del dólar, la devaluación del peso o los cambios de gobierno; así son las reglas del juego. Existen muchas dificultades. Sin embargo, una de las ventajas que tiene editar libros es que, a diferencia de otros productos como los alimentos -que son perecederos y tenés que venderlos en un determinado período de tiempo-, podés guardar un libro durante años y volver a venderlo después tranquilamente. Tampoco envejece como lo tecnológico ni pasa de moda como la ropa.

¿Cuál es su proceso y criterio para pensar y hacer un libro sobre cine?

El proceso es muy largo y tiene muchas etapas que varían entre un libro y otro. Al principio iba a ciegas y cometía muchos errores, pero ahora la llevo mejor. El criterio de selección respecto a lo que vas a publicar es lo más difícil porque tenés que imaginarte qué es lo que la gente tiene ganas de leer. Si te equivocás en eso, no hay manera de revertirlo. El libro puede ser mejor o peor, tener un gran arte de tapa, formato o estar a muy buen precio, pero si el tema no interesa no hay vuelta atrás.

Es algo intuitivo que se basa en el hecho de pensar qué libro no está en el mercado que a la gente le gustaría leer y que sea accesible. Lo que tiene Cuarto Menguante es que son libros de cine para gente que sabe mucho, pero que también le sirven a alguien que recién se está empezando a interesar en determinadas películas. Me hubiera encantado tener libros sobre Carpenter o Cronenberg en mi adolescencia, pero en esa época no existían.

¿Por qué elegiste escribir sobre la carrera de George A. Romero?

Por un lado, porque es un director que le aportó muchas cosas al cine de horror, aunque hay dos que considero fundamentales: La Noche de los Muertos Vivos (Night of the Living Dead, 1968) es uno de los títulos fundamentales del pase del horror clásico al moderno en los sesenta. Junto a Los Pájaros (The Birds, 1963) y Psicosis (Psycho, 1960) de Alfred Hitchcock y El Bebé de Rosemary (Rosemary’s Baby, 1968) cimentaron una manera de hacer terror desde una perspectiva en la que el ser humano se revela como el verdadero monstruo de la historia.

Por el otro lado, porque se dice que Romero fue el inventor del zombi moderno y ese dato no es del todo exacto. No es que haya intentado reformular esa idea proveniente del folklore caribeño o de films como White Zombie (1932) o Revolt of the Zombies (1936), él quiso a hacer otra cosa que alguien interpretó que eran zombis y se lo terminaron adjudicando. De todas maneras, creó un subgénero completamente nuevo sin proponérselo y fue muy importante para este tipo de cine.

¿Cómo se dio que Guillermo Del Toro escribiera el prólogo?

Fue una situación un tanto graciosa porque me la pasé intentando contactar a varios actores que habían trabajado con George A. Romero para el prólogo. A pesar de que la mayoría no volvió a filmar, ninguno me respondió. Con Del Toro pasó todo lo contrario: me comuniqué con un colega que me puso en contacto directo con él. En menos de media hora, se tomó un receso en medio de un rodaje en el que estaba trabajando para escribir y enviarme el texto que da inicio al libro que estamos presentando. Fue increíble y de una generosidad enorme de su parte.

Un piano de gatitos

Un piano de gatitos

Por Mati Segreti | Hoy sabemos que la Sagrada Orden del Espíritu Santo se ha...

¿La Libertad Avanza?

¿La Libertad Avanza?

Está cagaada, la casta está cagaaada, la casta está cagaaada, la casta tiene...

Volver a los besos

Volver a los besos

Por Mati Segreti | Beso en el cuello, en la mano, en la frente, beso desnudo,...