Seleccionar página

Cultura

PERÓN, EL PRIMER FUTBOLERO


Para Perón, el deporte supera los límites de la disciplina. Desde 1946 hasta el mundial de Qatar, esta nota nos explica el legado de Juan Domingo Perón en la Argentina a través de su influencia en el fútbol.

Por Santiago Alvarez
11 de marzo de 2023

“Es casualmente en el ambiente deportivo donde las diferencias desaparecen, nace una camaradería superior a todas las otras y se forma el espíritu superior y una grandeza de alma que es lo único que los hombres deben conquistar. Los clubes deportivos son la escuela primaria de esa grandeza espiritual; por eso el gobierno y la Nación están en la obligación de propugnar estas actividades, ayudarlas como una obra de gobierno. En ese espíritu está la grandeza de la Patria, que es inútil buscarla en otras direcciones. «.Juan Domingo Perón, 31 de enero de 1948.

La visión y postura que toma el peronismo sobre el deporte y más precisamente del fútbol, como vemos en el párrafo anterior, no surge por ósmosis, hay una búsqueda específica en la construcción cultural de la nación. Perón era un gran practicante de deportes, primero en su escuela de boxeo en 1914 en Paraná. También practicó básquet, equitación, gimnasia, y hasta pudo haber participado en los Juegos Olímpicos de París 2024 si tan solo Agustín P. Justo le hubiera autorizado el vuelo. Pero siendo totalmente ajeno al fútbol lo que vio en la sociedad fue un goce de las masas, el común del pueblo disfrutaba del fútbol. Como dijo el vicepresidente de Boca, Juan Román Riquelme, “para el hincha de Boca (cambiemos Boca por el club del cual seas hincha, agradable lector) es muy importante ir el domingo a la cancha porque es una fiesta, se olvida de todos los problemas, va a alentar a su club, va a vivir una fiesta.”

Para formar a los clubes en el espíritu deportivo que apuntaba Perón y buscar la soberanía deportiva construyendo una identidad futbolística (y también deportiva) propia, que sea nuestra, se tuvo que cultivar un proceso político que si bien ya era preexistente al peronismo, se le dió un ángulo y una dinámica operativa distinta a partir de 1946. 

Los clubes, una nueva forma de hacer política

Los clubes mantienen estrechos vínculos con la política nacional desde que el mundo es el mundo. Por ejemplo, los presidentes de Racing, River, San Lorenzo y Vélez homenajearon en distintas ocasiones al por entonces presidente, Roberto Ortíz, o el mismísimo Alberto Barceló (intendente de Avellaneda en la década del 30) muy presente en la inauguración del por hoy conocido Estadio Juan Domingo Perón.

El peronismo le aportó otra dinámica política a los clubes. No solo la mirada de ver votos, manejar una caja política y ocupar distintos espacios de poder, sino que también vio en el deporte y sobre todo en el fútbol una representación del progreso, la movilidad social ascendente y la construcción de un símbolo nacional acompañado de propaganda política para germinar en el seno de la sociedad una nueva idea de nación. 

Hasta la década del 40 los deportes en Argentina estaban en un momento de apatía para la clase trabajadora como consecuencia de dos grandes ítems: en primer lugar una injustificada meritocracia, dado que un gran porcentaje de la sociedad quizás no podía acceder a deportes que generaban un gran costo y que los establecimientos que ofrecían la infraestructura y el capital humano necesario para brindar la enseñanza de un deporte eran muy segregacionistas, como por ejemplo el tenis. Que por su infraestructura y sus elementos de trabajo tienen un costo especial. Esto cambia con el peronismo, que no solo hace del fútbol el deporte de la clase popular argentina sino que se empieza a ver un gran crecimiento en deportes como el tenis, básquet, esgrima entre otros. Deportes que significaban un valor social de pertenecer a las clases altas conquistados al servicio de las clases bajas. 

En segundo lugar está el nulo aporte en materia económica y humana del Estado al deporte. Si bien los vínculos políticos existían naturalmente, por compartir intereses, no había interés real en ver al deporte como una llave de cambio en el país previo al peronismo, por esto la ayuda económica que se brindó en la década del 40 para que los clubes de barrio puedan sostener trabajos a largo plazo y crecer a lo largo de la historia argentina es vital en el análisis de la historia deportiva argentina.

La atención que le brindó Perón al fútbol fue por ser el deporte más popular del país y por ser el lugar donde la clase obrera más participación tiene, es ahí donde se ve, por ejemplo, una gran donación de Cereijo, Ministro de Hacienda en el primer Peronismo, a los grandes clubes del fútbol argentino para financiar sus construcciones y mejorar las condiciones edilicias. Esto generó que los clubes puedan soportar económicamente la construcción de sus nuevos estadios, como por ejemplo Vélez y Racing, sin dejar de ser competitivos a nivel deportivo. 

¿Por qué era importante mantener la competitividad mientras se mejoraba la infraestructura? Porque Perón sostenía que si bien la verdadera finalidad del deporte está en su práctica (el “deporte-actividad”, como lo llamaba él), el deporte-espectáculo tiene como finalidad educar, formar ambientes, crear climas y estimular a la sociedad. El espectáculo lo generas con clubes competitivos, por eso todos miramos atentamente el Mundial de fútbol cada 4 años con más atención que otras competiciones, porque en el fondo, la competencia es lo que mantiene viva la llama del espectáculo, y Perón lo sabía. Por eso combinó en el deporte-espectáculo las condiciones estructurales necesarias para que sea algo vistoso y entretenido de ver el fútbol en nuestro país.

YPF

Un nuevo hombre – una nueva nación

El segundo eje de la política deportiva del peronismo está en la noción de educar y progresar a partir del deporte. No solo ver lo que podés lograr con el deporte-espectáculo, sino lo que podes crear con el deporte-actividad. El deporte puede ser el camino para la creación de un hombre (en el ideal justicialista) con  valores trascendentes y con una inmanente dignidad, acorde a la concepción de nuestra cultura nacional para llegar a una nación, la nación soberana, libre de cualquier dependencia ajena. 

Citando a Pablo Alabarces en su libro Fútbol y Patria, el deporte era el motor para la creación del mito de una Nueva Argentina, basada en la gente humilde y criolla, en poder darle la esperanza a un chico de potrero en convertirse en un “crack”. Crear ese motor espiritual en la vida de las personas, crear ese sueño, tiene que ir de la mano de una identidad, no podes crear hombres con valores morales propios de tu nación si la misma no los tiene. Esto se tenía muy en claro, por eso en un discurso ante la Cámara de Diputados en 1949, Perón pronunciaba lo siguiente: 

Nosotros tenemos una cocina Argentina y no podemos acostumbrarnos a otra, tenemos una música que es nuestra. Así debemos tener una gimnasia y un deporte adaptados a nuestro pueblo.

En esta frase Perón resume más de 70 años de la historia del deporte argentino. La creación del deportista argentino va de la mano con su identidad, con su fuego sagrado. Podés preguntar en cualquier parte del mundo y todos van a coincidir que el deportista argentino tiene ese “algo” que no lo saben caracterizar en palabras, pero ante cada evento deportivo lo ves y lo sentís. El mundial de Qatar fue ganarles con la “nuestra” al status quo futbolero que hoy reina en Europa y casi todo occidente, romper los esquemas con jugadores de potrero, con gambeteadores. Perón resume lo que siempre pensamos cuando nos enfrentamos a batallas deportivas majestuosas, y es que con la nuestra podemos competir ante cualquiera. Ese valor se construyó a partir de ese momento.

Para crear ese sentido de pertenencia se fomentó un intensivo llamado a los jóvenes a participar de los deportes. La Fundación Eva Perón creó una infinidad de eventos deportivos para captar  jóvenes talentos y capacitarlos en el futuro. En 1950, el Campeonato Infantil de Fútbol “D. María Eva De Perón” superó los 100 mil inscriptos y fue tan grande su éxito que a partir de 1951 las competiciones infantiles se extendieron a diversos deportes.

Todo este programa de desarrollo deportivo se puede ver reflejado en la figura de carne y hueso más representativa de los valores de nuestra nación, Diego Armando Maradona. Si los programas deportivos tenían el objetivo de captar talentos, desarrollarlos e inocular el valor moral del Nuevo Hombre Argentino, El Diego es el ejemplo perfecto porque lleva en su alma y en su cuerpo la dignidad, el patriotismo y la lucha del deportista argentino que soñaron Perón y Eva. 

Ya muy posterior a los dos primeros gobiernos de Juan Domingo Perón y con el retorno de la democracia consumada, en 1973 volvieron Los Evita. El 17 de diciembre de ese año Maradona participó jugando para Los Cebollitas de Francis Cornejo. 

José Perez, conocido comentarista radial y comunicador social, repasó para El Gráfico lo siguiente: “Cuando asumió el gobierno peronista en 1973 con el Doctor Cámpora, en el lugar donde se hizo el complejo deportivo del Hotel N° 1 de la Unidad Turística había un bosque. Yo mismo vi cuando arrancaron los árboles e hicieron un complejo que tenía pista de atletismo, canchas de tenis, un círculo para lanzamiento de martillo, y la cancha de fútbol. Allí es donde se desarrolló el Campeonato Evita 1973, que es aquel en el que jugó Maradona y perdió la final con los chicos de Santiago del Estero. A todos nos recomendaban ir a ver a un nene de Capital que jugaba muy bien. También estuvo por esos días Norberto Yácono, que fue parte de La Máquina de River, observando el torneo”.

La Propaganda política 

En un empate entre River y San Lorenzo por 1 a 1 en 1951 se dió la primera transmisión por televisión de un partido de fútbol en directo. Ese día se vió en la pantalla una publicidad de YPF que decía: “Siempre presente en las manifestaciones del deporte argentino”. Comunicar en plena transmisión futbolística una empresa con capitales nacionales, recursos nacionales que tiene como fin la independencia económica no es casualidad, forma parte de publicitar un desarrollo nacional. En la promoción del deporte argentino había una oportunidad de inculcar valores y comunicar una forma de vida. 

El cine también apuntaba a mostrar lo que se podía lograr con el deporte. Películas como “Pelota de Trapo”, donde mostraba la historia de una familia perteneciente a la clase obrera, que tenía un niño con el sueño de ser estrella de fútbol. También la película “El Hincha” donde hace alusión a las hinchadas de clase trabajadora. Todos estos medios se utilizaban para mostrar un ejemplo de vida y también para demostrar la ampliación estatal en todos sus rubros en búsqueda del bienestar social. 

Esto es algo que heredó el kirchnerismo en su década dorada y lo hizo muy bien a través de Fútbol Para Todos. Torneos con nombres como “Copa Gaucho Rivero” o un vídeo homenaje al Doctor Héctor Cámpora para abrir la transmisión de un partido, propagandas de YPF en plena transmisión de un superclásico, periodistas diciendo “el militante del gol” para hacer referencia a un delantero. Hay muchas similitudes entre el programa de propaganda política de Perón y las formas de hacer lo mismo en los gobiernos de Cristina. 

Hoy Argentina es un semillero de deportistas históricos que han trascendido los libros de historia. No solo eso sino que lo hizo en base a una identidad, en el fútbol, el boxeo, el básquet, tenis y entre otros. Eso se logró a partir de un desarrollo político organizado y consistente. Si el deporte es el motor de grandes alegrías para el colectivo humano que compone una nación hay que darle las herramientas necesarias para lograr la felicidad del pueblo.

Santiago Alvarez

¿Te gustó la nota? Seguilo en sus redes 👇

@santialvz12 @santialvz12

YPF
Infancias moduladas

Infancias moduladas

Por Bautista Prusso | A partir de la película Radio Days, de Woody Allen, esta...

El alfonsinismo hoy

El alfonsinismo hoy

Por Dante Sabatto | ¿Qué es el alfonsinismo? ¿Es una época, una ideología una...

En defensa del ruido

En defensa del ruido

Por Dante Sabatto | Dante piensa una revolución musical inconclusa: la del...

La canción del verano

La canción del verano

Por Patricia Malanca | Hoy, Patricia escribe sobre la nostalgia que nos deja...

CONTACTO

revista@urbe.com.ar